Tribuna de José Luis Cabezas, vicepresidente de Recursos Humanos de Schneider Electric


Uno de los retos a los que se enfrentan actualmente los profesionales de los Recursos Humanos, es mantener y aumentar la motivación de las personas un contexto tan volátil como el que vivimos, en el que, además, las directrices de teletrabajo o presencialidad cambian a cada momento.

En este sentido, es vital contar con una buena estrategia de gestión de personas que evite que “decaiga” el clima laboral y el sentimiento de pertenencia a un equipo. Para conseguirlo, es necesaria una estrategia integral que contemple una variedad de aspectos.

Flexibilidad, el pilar básico

Se ha demostrado a lo largo de los últimos dos años que las empresas con culturas, procesos y estructuras más ágiles han sido las más resilientes y las que mejores resultados han obtenido. ¿Cómo hacerlo?

Por ejemplo, muchas personas quieren mantener los beneficios que ofrece el teletrabajo en cuanto a flexibilidad horaria. El Foro Económico Mundial señala que el 98% de los empleados quiere tener la opción de teletrabajar desde casa, como mínimo una parte de la semana, durante el resto de sus carreras. Además, quieren poder elegir entre teletrabajar a jornada completa o combinarlo con el trabajo presencial. Los modelos de trabajos híbridos empiezan a ser los imperantes entre las empresas.

Pero la flexibilidad va mucho más allá de teletrabajar. Se trata de innovar en cómo hacemos las cosas y de una cultura basada en la confianza. Por ejemplo, en Schneider Electric lanzamos en 2021 el programa Flex@Work que contempla diversas medidas para flexibilizar la jornada laboral, desde comprar días de vacaciones, tomarte hasta dos meses sabáticos o intercambiar un día festivo por uno laboral y viceversa. Esta flexibilidad permite responder a las demandas de cada persona. Generalizar casi nunca es una buena solución, y hay que encontrar un abanico de soluciones que vengan bien a todos.

Además, para que todo fluya, las oficinas deben tener las condiciones adecuadas y contar con espacios de coworking, de brainstorming, donde poder intercambiar ideas… Sin olvidar la importancia de seguir monitorizando la densidad de ocupación a diario, para garantizar la salud de todos.

Liderar en la distancia: sí, es posible

Para potenciar y motivar talentos, será fundamental el papel de los líderes de las empresas. Estos deben ser pioneros en favorecer la innovación.

Los nuevos líderes deben ser cercanos, transparentes, retadores, pero también con ganas de ser retados por su equipo. Que sean capaces de trasladar esa cultura de forma rápida y eficaz y de darnos feedback de sus equipos, ya que son quienes mejor los conocen. El primer objetivo que debemos ponerle a un manager es que desarrolle al equipo y que sea facilitador.

Empoderar el talento

Finalmente es importante seguir potenciando la cultura de la diversidad, incluso en el complejo entorno actual. Tenemos que potenciar una cultura de colaboración, de empuje y enfoque en el empleado para que dé lo mejor de sí a la compañía, creando un entorno de seguridad, donde la confianza sea la base sólida donde pararse para que cada uno pueda ser tal y como es y aportar lo mejor de sí mismo a la empresa.

También ha cambiado la gestión de carreras. Hace unos años, para poder cambiar de puesto dependías de tu Director, de RRHH, etc. Ahora, existen plataformas digitales, como la Open Talent Market de Schneider Electric, en la que cada persona puede buscar su futuro con un hiring manager. Es una forma de empoderar al empleado, de que asuma la responsabilidad de su propio desarrollo, especialmente en compañías grandes con muchas oportunidades de crecimiento. Esta plataforma permite pasar por diferentes puestos y aprender de profesionales de todo el mundo, lo que ayuda a trazar carreras muy enriquecedoras y de alto nivel.

Todas estas tendencias, al final, tienen un mismo objetivo, que es el de mantener y mejorar el compromiso de las personas en un momento de gran incertidumbre e inseguridad. Un contexto muy singular, que hará que la innovación, la adaptación y la implicación por parte de las empresas y de sus líderes sean más necesarios que nunca.

Suscríbase al Boletín de Laboral Lab

¡SUSCRÍBASE AL BOLETÍN!