La marca empleadora o “employer branding” es algo que preocupa cada vez más a las empresas, preocupadas por captar el mejor talento, especialmente en puestos en los que escasean perfiles profesionales. Es la estrategia que tienen las compañías para presentarse ante un candidato a un puesto de trabajo y transmitirle el valor de incorporarse al equipo. ¿El objetivo? Que se produzca una especie de “flechazo” y se plantee como objetivo trabajar allí.

¿Cómo se presentan las empresas y qué tipos de marca empleadora hay actualmente? Recientemente, la consultora de comunicación LLYC presentaba el informe “Perfect Match”. Para elaborarlo, ha utilizado técnicas de procesamiento del lenguaje natural y métodos cualitativos y cuantitativos de análisis para medir las reacciones de más de 300 jóvenes españoles a las iniciativas reales de captación de talento de las 100 compañías que más empleo generan en España.

El informe concluye que existen cuatro tipos de empresas según la forma en la que se presentan al talento. Esta información aporta valor porque permite a las compañías saber cómo las perciben los futuros candidatos, qué buscan en ellas, de modo que puedan afinar sus estrategias de captación y su estrategia de “employer branding”. Estos son los cuatro tipos de marca empleadora:

Marca empleadora “Familiar distante”

Se presenta con una oferta emocional, con conceptos como “crecimiento”, “futuro”, o “familia”, pero trata al empleado como a un activo con términos como recurso humano o plantilla. ¿Qué es lo que valoran los jóvenes de estas compañías? Sobre todo, la confianza que genera la forma de presentarse. Y es que, aunque al principio resultan distantes, al profundizar las sienten cercanas y creíbles.

Marca empleadora “Protagonista”

La compañía “Protagonista” dedica la mayor parte de su contenido a hablar de sí misma y apenas hace referencia a los candidatos. Aunque a los jóvenes les gustaría que la empresa se dirigiera a ellos más directamente, la propuesta genera confianza ya que profundizan en su propuesta con certificados y hechos.

Marca empleadora “Directa”

La empresa “Directa”, se presenta con una oferta racional apelando a elementos tangibles como “estabilidad”, “desarrollo”, “remuneración”, “formación” y trata al empleado como a un activo. El candidato percibe la compañía como demasiado directa y racional, lo que interpreta en ocasiones como agresiva e intimidante.

Marca empleadora “singular”

La tipología de compañía “Singular” es la que apuesta todo por un atributo de su propuesta de valor, como sostenibilidad, igualdad o innovación. Llama la atención que el porcentaje de candidatos que se irían de cabeza a trabajar en esta compañía, según cómo se presenta, es bastante similar al que no lo haría ni de broma. En su propio posicionamiento ya descarta perfiles que, de entrada, pueden no sentirse identificados.

La consultora ha elaborado un test para que las empresas puedan saber qué tipo de empresa son respecto de su estrategia de “employer branding” a través de una herramienta online a la que se puede acceder a través de esta web.

Suscríbase al Boletín de Laboral Lab

¡SUSCRÍBASE AL BOLETÍN!